La industria náutica española, en serio peligro de extinción

Publicado en: Noticias Nauticas

S.G. “En una situación como la que estamos viviendo, presentar una moción para ayudar a comprar embarcaciones de recreo y pasarse el veranito tostadito con la paella en la playa, me parece de vergüenza”. Estas son algunas de las palabras con las expresó la senadora del PSC Judith Alberich su negativa a la moción presentada en el Senado por el PP el pasado día 18, y que pedía la eliminación del impuesto de matriculación para barcos de recreo.

El PP se justificaba en que el sector náutico de recreo da trabajo a 115.000 personas, empleos que peligran si no se compran yates. La mayor carga impositiva en España hace que sea un 40% más caro comprar un yate que, por ejemplo, en Italia, según explicó el senador del PP Miguel Pérez de Juan. Pero obvió la indudable incomodidad estética de lo que planteaba. Todos los demás grupos se encargaron de recordárselo, y el PP se quedó solo con su propuesta.

“¿Cómo puedo ser suave, señorías?”, anunció la senadora Alberich. “En una situación como la que estamos viviendo, presentar una moción para ayudar a aquel que tiene algo más de 300.000 euros, como mínimo, para comprarse una embarcación de recreo y pasarse el veranito tostadito con la paella en la playa, me parece de vergüenza”. El que tenga dinero para un yate y una mansión “que se lo pague”, bramó la senadora catalana. “Normalmente, suelo ser más moderada, pero es que me molesta mucho esto”.

“Su excusa es de lo más peregrina”, dijo Ángel Luis Lacueva (PSOE). “Ustedes pretenden crear un paraíso del lujo en España”, bajando impuestos “al ocio y la suntuosidad”. Lacueva terminó por calificar la propuesta de “inmoral”. Lacueva preguntó al PP “si también sugeriría una rebaja de impuestos al caviar y el champán para que fueran más baratos en el yate”. Hasta CiU, que está de acuerdo en bajar impuestos, votó en contra. Pérez de Juan respondió a todos que no habían entendido la moción que él no se refería a yates de lujo, sino a barcos más pequeños.

Fuente: AQUI

 Así, ante la postura de rechazo absoluto a apoyar a la industria náutica manifestada por una senadora del Partido Socialista Catalán y otros grupos parlamentarios, la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN) con su director general al frente, Alejandro Landaluce, critica duramente la actitud del grupo socialista catalán en el Senado ante su negativa a debatir la propuesta del grupo popular para suprimir el impuesto de matriculaciones de las embarcaciones de recreo.

Landaluce tuvo la oportunidad de expresar sus opiniones a ePN en una entrevista exclusiva en vídeo que nos concedía 24 horas después de los hechos acaecidos en el Senado, y a través de una nota oficial que reproducimos tras el vídeo:

 

ALEJANDRO LANDALUCE, EN EXCLUSIVA PARA ePN:

{youtube}b9PtDwHR1-M{/youtube}

 

Ya por escrito y a través de una nota oficial distribuida a sus asociados y a agencias, ANEN mostraba su profunda indignación ante las palabras de la senadora Judith Alberich y la imagen tan ‘inexacta’ que se ha dado de la náutica de recreo y de la industria que mueve en España:

– No se trata de favorecer sólo a unos pocos para la compra de un barco, sino de estimular la demanda para que la industria náutica española (en serio peligro de extinción por la crisis) consiga mantener los 115.000 puestos de trabajo que genera; lo que se persigue es el mismo efecto que con el Plan Prever del Gobierno para el sector del automóvil

– Con el apoyo de la Administración, al igual que ocurre con los países de nuestro entorno, la industria náutica podría llegar a generar más de 300.000 empleos ( 650.000 en Italia y 350.000 en Francia)

– El duro tratamiento fiscal que sufre la industria náutica en España (el mayor de toda Europa) está provocando una acusada pérdida del turismo náutico que se está desviando hacia otros países de Europa, fundamentalmente Italia ,Francia, Croacia y Grecia.

– En España el 80% de los barcos de recreo miden menos de 8 metros de eslora, sus propietarios son personas de clase media.

ANEN (Asociación Nacional de Empresas Náuticas) argumenta que lleva meses planteando ante el gobierno, concretamente ante el Ministerio de Industria Comercio y Turismo y ante el Ministerio de Economia y Hacienda, ante las Comunidades Autónomas y ante diferentes organismos de la Administración Central y Autonómica con competencias en el sector de la náutica de recreo, la grave situación por la que atraviesa la industria náutica nacional, con una caída de las ventas que se cifra en torno al 70 % en el primer semestre del año.

A la vista de las declaraciones realizadas en la Comisión de Economía y Hacienda del Senado por una senadora del Partido Socialista Catalán, para ANEN ha quedado clara la posición de este grupo parlamentario que lejos de apoyar a la industria náutica para salvar no sólo los 115.000 empleos que genera este sector industrial, sino también la productividad derivada de sus relaciones con el sector turismo y el sector servicios, entre otros, ha rechazado debatir la propuesta planteada en el Senado por el grupo popular.

Y es que desde la asociación consideran que un país con más de 4.000.000 de desempleados no puede permitirse que sus representantes parlamentarios en el Senado menosprecien la importancia que el sector turístico tiene en España , con comentarios peyorativos sobre “la paella y las playas”.

En España, la industria náutica tiene todas las condiciones a su favor para llegar a ser un sector industrial generador de riqueza y de empleo, declara Landiluce y asegura: ”actualmente esta industria genera 115.000 empleos y aporta 5.536 millones de euros al VAB (Valor Bruto Añadido). Mantener estas cifras, que se podrían multiplicar por tres si nos igualáramos a nuestros vecinos europeos, depende de que el gobierno tome medidas como suspender temporalmente el impuesto de matriculaciones que en España grava con un 12% (además del 16% de IVA) a los barcos de mas de 8 metros de eslora para uso particular; y a los que tienen más de 15 metros destinados al mercado de alquiler”.

Una iniciativa que, para la asociación, animaría a la demanda y con ello potenciaría todo el engranaje que mueve detrás: la construcción de barcos, su mantenimiento, seguros, industria auxiliar , servicios que requieren los usuarios en puertos deportivos, hoteles, etc.

“Es evidente que estamos antes un tejido industrial compuesto por muchas empresas generando empleo y produciendo riqueza”, declaran desde ANEN. Y aseguran: “En países como Italia o Francia sus gobiernos han visto claramente esta importancia del sector de la náutica de recreo en la economía nacional y por eso han apoyado con medidas fiscales favorable a su industria náutica que genera 650.000 y 350.000 empleos respectivamente. Esta es la esencia que ANEN quiere hacer ver a la Administración y que, el grupo socialista catalán parece no haber entendido tras su postura ayer en el Senado”.