La pesca recreativa, a examen

Publicado en: Noticias Nauticas

ePN. El Real Club Náutico de Barcelona acoge este jueves, 3 de marzo,  la primera de una serie de reuniones informativas organizadas por la Confederación Española de Pesca Recreativa Responsable que tiene como objetivo debatir la situación actual de la pesca marítima de recreo, su posicionamiento en la denuncia del deterioro de la gestión de la misma y analizar las acciones a emprender.

El encuentro pretende arrojar luz sobre lo que los organizadores llaman la ‘triple crisis del sector’, y para ello contará con la presencia de destacados ponentes especializados en diversas áreas del sector, como representantes de medios de comunicación, así como directores y gerentes de las principales asociaciones de pesca recreativa, un sector que cuenta en nuestro país con una flota de 100.000 embarcaciones, y que genera un impacto económico anual de 1.000 millones de euros.

El encuentro está organizado por la Confederación Española de Pesca Recreativa Responsable, una organización no gubernamental sin ánimo de lucro que agrupa diversas asociaciones y federaciones de pesca marítima de recreo españolas, y que según sus estatutos, tiene como razón de ser la defensa del sector español de la pesca recreativa desde embarcación, además de estar comprometida en promocionar la práctica de una pesca recreativa responsable en la difusión de su código de conducta basado en el respeto al medio marino y en la sostenibilidad de los recursos pesqueros.

Fuente: El periodico Nautico

La Confederación Española de Pesca Marítima de Recreo Responsable reunió a la prensa especializada y a los representantes de las distintas asociaciones vinculadas a los sectores industriales, comerciales y de servicios de la náutica de recreo, para informarles sobre el acorralamiento que está sufriendo la pesca recreativa.

Esta gravísima situación es, por una parte, consecuencia de la precariedad de los recursos pesqueros pero, más aún, fruto de la inadecuada gestión de la Secretaría General del Mar. Tal como informó a los asistentes D Esteban Graupera, en su calidad de Presidente de la Confederación, la pesca marítima de recreo está padeciendo los efectos de tres crisis, a saber:

1º.- La crisis económica, que ha forzado a muchos aficionados al cese de su actividad favorita por la falta de medios económicos así como a multitud de profesionales al cierre, temporal o definitivo, de sus empresas.

2º.- La crisis de la sobrepesca, de la cual la pesca recreativa no es en absoluto responsable y, sin embargo, sufre las consecuencias de una forma notable e intolerable.

3º.- La crisis de una nefasta e injusta gestión, puesto que nuestra administración, que ahora sí conoce la importancia de la pesca recreativa,
utiliza a la misma como moneda de cambio para intentar paliar el malestar de la flota profesional, a la que se ve obligada a reducir de forma drásticas, muy especialmente en el Mediterráneo.

Dado que el primer punto quién más quién menos lo tiene claro, y que del segundo recibimos alertas a diario, por parte de la Comisaria Europea de Pesca, Dña. María Damanaki, y de las diversas ONG’s de índole ambientalista, vamos a centrarnos en analizar la tercera crisis, sus causas y sus consecuencias.

Ya no tan solo el Atún Rojo
Lo peor es que al hablar de prohibición, de acorralamiento, de agravio, de sobrepesca, no hay que referirse tan solo al Atún Rojo, el más mediático de los peces, si no a otras muchas especies cuya captura está intentando regular la administración europea y, por descontado, la nuestra. En este listado entran la caballa, el pez espada, el marlin, la merluza, la lubina, la albacora, el patudo, y un largo etcétera. Estas especies tienen un alto interés comercial, por lo que nuestra administración, al sentirse en la necesidad de restringir su pesca, pretende contentar en parte al sector profesional ofreciéndoles, a cambio y en bandeja, la “cabeza” de los recreativos. O sea que, basándose en una malentendida “fidelidad” hacia los profesionales de la pesca y por no “traicionarles”, optan por la vía fácil de sacrificar a más de cien mil aficionados, cuyo derecho al disfrute de la pesca es más que lícito y que, además, representan un impacto socioeconómico equivalente a unos mil millones de euros anuales y, para más INRI, con un mínimo impacto sobre el recurso.

Y este ha sido uno de los motivos básicos de la reunión, el de concienciar a los responsables de las distintas asociaciones náuticas sobre la situación ya que, ante una avalancha de prohibiciones, lo que peligra es el futuro de las empresas a las que representan, ya sean astilleros, náuticas, tiendas de pesca y de efectos navales, importadores de motores y de electrónica, clubes y marina, empresas de servicios, varaderos, talleres, etc….

Que ocurre en Europa
Lógicamente, la sobrepesca no es un tema puntual de nuestro país pues, por desgracia, tiene carácter mundial, de ahí la existencia de organismos
internacionales que estudian el problema y dictan posibles soluciones, como la de los cupos. Lo cierto es que ni la Comisión Europea, ni ningún otro país de los que la componen, se está planteando, en referencia a la Pesca Recreativa, medidas similares a las que está pretendiendo imponer nuestra Dirección General del Mar, ni siquiera con el Atún Rojo que, como ya hemos dicho, es el más mediático de los peces en peligro.

Que pretende la Confederación Española de Pesca Marítima de Recreo Responsable
Tras más de diez años de trabajo continuo y no remunerado, el centenar de personas que participan, de forma activa, en las distintas asociaciones autonómicas y en la junta de la propia confederación, ha llegado a entender los potentes intereses políticos, sociales y económicos a los que se enfrentan y, lo único que pretenden es que se les vea como un sector más, de los muchos que componen este complejo mundo de la pesca. Si se limita la pesca de una especie en concreto, y se considera científicamente que las capturas de la pesca recreativa son importantes, la misma debe de tener su cupo, como cualquier otro sector. Para ello, se esgrime como argumento el derecho de todo ciudadano por disfrutar de su tiempo de ocio practicando la actividad que más le atrae, sobre un recurso pesquero que es propiedad de todos los ciudadanos, siempre que lo haga dentro de los límites y de las ordenaciones que rijan dicha actividad. La Confederación ha dado sobradas muestras de su talante dialogante, de su voluntad de colaboración, de su deseo de entendimiento con los demás sectores, pero no está dispuesta a ser ignorada, menospreciada ni tratada como moneda de cambio o cabeza de turco. BASTA YA. Pero para continuar en su lucha, que ahora más que nunca tiene un cariz claramente político, precisa contar con la colaboración de todos: de la prensa, para dar a conocer la problemática; de los aficionados, que deben aportar su ayuda afiliándose a sus respectivas asociaciones autonómicas; de los sectores industriales, comerciales y de servicios, que pueden ver agravada la actual situación de crisis si un sector tan importante como es el de la pesca recreativa, se ve obligada a desaparecer a causa de un sinfín de prohibiciones y limitaciones, sin justificación científica alguna.

Especie por especie
Caballa: España tenia una cuota asignada de 24.604 t.. En el 2010 la flota española capturó un total de 44.225 t., casi el doble, por lo que la Comisión Europea ha decidido penalizarla, reduciendo su cuota a 19.621 t. ¿Por qué se pretende culpabilizar a la pesca de recreo de este desmadre, no adjudicándole parte alguna de esta cuota, cuando ha sido totalmente ajena a este desmadre?

Pez Espada: Un cálculo, más que optimista, cifra en un centenar máximo los peces espada que, de forma accidental son capturados en nuestras aguas por pescadores recreativos. No es pues este sector el que afecta a su supervivencia. Y, sin embargo, las órdenes que se han estado dictando para su regulación son de no autorización, lo que deja a los pescadores de recreo en una posición de indefensión puesto que puede ser sancionada cualquier captura fortuita que se produzca. Y esta omisión rige también para el tiburón azul, el marrajo dientuso y para cualquier otro tiburón pelágico protegido o por proteger.

Atún Rojo: Cuando se podían pescar ejemplares de 7 kilos se calculó que la pesca recreativa podía llegar a capturar unas 200 toneladas anuales, de ahí que desde la propia Confederación se abogara por la captura y suelta. El incremento de la talla mínima a los 30 kilos, redujo esta cifra a una décima parte. A la pesca de recreo se le “prestó” una cuota de 10 toneladas, cuando se calcula que son unas 1.500 embarcaciones las que disponen del anexo 3 y si cada una de ellas capturase, al año, un único ejemplar de 30 kilos, la suma sería de 45.000 kilos. Lo que la Confederación exige es participar, de forma razonable, en el reparto de la cuota nacional que, por cierto, es objeto de un mercadeo bochornoso. Por ejemplo, los palangreros están vendiendo su cuota a los de cerco por 6 euros/kilo, aunque ellos nos se quedan en puerto, si no que van a la captura del Pez Espada, cuando pescan con palangre de superficie (con la inevitable entrada de atunes rojos) o bien utilizan los palangres de fondo para la merluza y otras especies, aumentando con ello su sobrepesca.

Marlin: La pesquería del Marlin en el Atlántico se cerró el 28 de enero del 2011, cuanto la flota de palangre cubrió su cuota. Una vez más, la pesca de recreo queda en el “limbo legal”.

Anguila: Pesquería cerrada.

Lubina: Se están recogiendo datos sobre esta especie, que da a pensar en próximas regulaciones o prohibiciones.

Albacora: Próximamente, la ICCAT va a estudiar su presencia en el Mediterráneo, pesquería de la que se carece de información. En el Atlántico Norte España tiene una cuota de 15.996 toneladas, sobre 28.000 de TAC (total de admisibles capturas). A pesar de habérselo solicitado repetidamente, la secretaría no declara a ICCAT ni una tonelada procedente de la pesca recreativa, y esta no declaración traerá sin duda problemas.
La intensa colaboración de la flota de pesca recreativa con las entidades científicas, tan bien valorada por las mismas al haberse beneficiado de una fuente de información amplia, válida y totalmente desinteresada, no parece tener peso alguno antes nuestra ciega administración.

¿Para que solicitar autorizaciones de pesca para especies de protección diferencias si se sabe que no las van a dar?
La flota española de Pesca de Recreo es del orden de unas 100.000 embarcaciones, con un impacto socioeconómico de unos 1.000.000 millones de euros y un volumen de capturas de unas 30 toneladas.

Las capturas de pescada fresco de la flota profesional española son del orden de 450.000 toneladas.

Los recreativos tienen que ser considerados, por la administración, como componentes de un sector más de la Pesca entrando por ello,en la adjudicación de las cotas que se impongan en el caso de la captura de especies sometidas a planes de recuperación, tal como indica la actual normativa europea.

Con su posición, de incomprensible ceguera, la administración tan solo va a lograr potenciar la pesca insumisa y furtiva, poniendo así punto final al esfuerzo de la Confederación por crear un sector ordenado,
transparente, respetuoso, responsable y colaborador con la ciencia y el medio ambiente.